Complejo Multi-Vitamínico

Escrito por AP Global Corp. Posted in Blog

Vitaminas

Necesidades vitamínicas.

A lo largo de la vida existen épocas en las que por diferentes motivos, las defensas pueden verse mermadas. Existen muchos factores que influyen sobre el estado de nuestras defensas y que conviene tener en cuenta. Algunos de ellos como la falta de descanso o el estrés, suponen uno de los principales enemigos del sistema inmunitario. Además apenas existe tiempo para hacer un poco de ejercicio, y por el contrario el consumo de sustancias tóxicas como el tabaco o el alcohol sigue en aumento, por lo que las defensas se ven afectadas de forma negativa. En estos casos es aconsejable un suplemento de vitaminas como la A, C y E que refuercen el sistema inmunológico.

Cuando se habla de consecuencias severas por deficiencia de vitaminas y minerales, generalmente vienen a la memoria enfermedades como el escorbuto (deficiencia de vitamina C) o el beriberi (deficiencia de vitamina B1). Éstas prevalecieron a principios del siglo pasado; afortunadamente son poco frecuentes en la actualidad.

En los tiempos que corren se ha venido olvidando que la deficiencia de nutrientes ocurre gradualmente, a través de estados progresivos. Mucho tiempo antes de que sean observables los síntomas de enfermedades por deficiencia, dentro del cuerpo sutilmente ocurre una serie de efectos dañinos. A esta secuencia de agotamiento gradual de nutrientes también se le denomina “desarrollo de una deficiencia vitamínica”.

Grado deficiencia Síntomas y comentarios
1: Preliminar Disponibilidad inadecuada de la vitamina.
2: Bioquímico Actividad deprimida de enzimas y coenzimas.
3: Fisiológico Pérdida de apetito, malestar general, insomnio e irritabilidad aumentada.
4: Clínico Mayor malestar, pérdida de peso corporal, aparición de síntomas de la deficiencia.
5: Anatómico Establecimiento de la enfermedad deficitaria específica, con patología tisular específica. Puede haber muerte aun sin un agotamiento total de la vitamina.

Los tres primeros grados son conocidos como deficiencia marginal, condición en la que efectos bioquímicos y metabólicos específicos resultan de una disminución en las reservas de las vitaminas, pero sin que se presenten los síntomas clásicos de la deficiencia.

Los síntomas de las deficiencias marginales son vagos. Generalmente se describen como “sensaciones encubiertas” con sentimientos generales de letargia, irritabilidad, insomnio, concentración pobre o depresión. Durante este nivel de deficiencia marginal, no funcionamos de manera óptima y nuestra calidad de vida se ve comprometida. Presentamos una mayor susceptibilidad a resfriados e infecciones; las funciones mentales pueden verse reducidas y nuestra personalidad y emociones pueden afectarse.

La naturaleza no específica de los síntomas hace difícil llegar a un diagnóstico específico de la deficiencia de nutrientes; así, el problema nutricional puede progresar sin ser detectado. Las deficiencias vitamínicas a largo plazo generalmente se asocian con el desarrollo de enfermedades degenerativas como diabetes, enfermedades cardiacas, osteoporosis y cáncer.

La escasa nutrición puede encontrarse en todos los segmentos de la población, pero especialmente aparece en mujeres embarazadas, niños, ancianos, individuos enfermos y alcohólicos.

Normalmente las mujeres embarazadas temen tomar suplementos durante el embarazo. Una nutrición adecuada es especialmente importante durante el embarazo, para alcanzar así las demandas de nutrientes críticas del feto y de la madre. Se necesitan cantidades aumentadas de varios nutrientes, pero especialmente de calcio, hierro, ácido fólico, vitaminas C y D, y del complejo B. Desgraciadamente, estos niveles aumentados son difíciles de conseguir sin el uso de un suplemento.

Ingredientes que mejoran los déficits nutricionales

  • Vitamina C
  • Vitamina E
  • Niacina
  • Vitamina A
  • Vitamina B2
  • Vitamina B6
  • Vitamina B1
  • Acido fólico
  • Biotina
  • Vitamina D
  • Vitamina B12
  • Zinc
  • Selenio
  • Manganeso
  • Hierro
  • Cobre

Propiedades nutricionales de estos ingredientes

Vitamina B3 (Niacina):

La niacina puede presentarse en forma de ácido nicotínico y nicotinamida que se obtiene directamente de los alimentos. Tambíen se puede obtener directamente del tríptofano un aminoácido que el organismo obtiene mediante la ayuda de las vitaminas del grupo B a partir de las proteínas de los alimentos.

  • La niacina es necesaria para  que el organismo transforme los hidratos de carbono en energía.
  • Junto con la piridoxina y la riboflavina, para mantener el sistema nervioso en buen estado.
  • Para mejorar la circulación al relajar los vasos sanguineos.
  • Trabaja, junto con otras vitaminas del grupo B para el mantenimiento de la piel.
  • Para que las mucosas digestivas se encuentren en buen estado.
  • Para estabilizar los niveles de azúcar en sangre.

Zinc:

El zinc es un elemento químico esencial para las personas: interviene en el metabolismo de proteínas y ácidos nucleicos, estimula la actividad de aproximadamente 100 enzimas, colabora en el buen funcionamiento del sistema inmunológico, es necesario para la cicatrización de las heridas, interviene en las percepciones del gusto y el olfato y en la síntesis del ADN. El metal se encuentra en la insulina, las proteínas y diversas enzimas como la superóxido dismutasa.
El zinc se encuentra en diversos alimentos como las ostras, carnes rojas, aves de corral, algunos pescados y mariscos, habas y nueces. La ingesta diaria recomendada de zinc ronda los 10 mg, menor para bebés, niños y adolescentes (por su menor peso corporal) y algo mayor para mujeres embarazadas y durante la lactancia.

Manganeso:

El manganeso es un oligoelemento; es considerado un elemento químico esencial para todas las formas de vida.
Se ha comprobado que el manganeso tiene un papel tanto estructural como enzimático. Está presente en distintos enzimas, destacando la superóxido dismutasa de manganeso (Mn-SOD), que cataliza la dismutación de superóxidos, O2-; la Mn-catalasa, que cataliza la dismutación de peróxido, H2O2; así como en la concavanila A (de la familia de las lectinas), en donde el manganeso tiene un papel estructural.

En humanos, el manganeso se absorbe en el intestino delgado, acabando la mayor parte en el hígado, de donde se reparte a diferentes partes del organismo.

Se sabe que este micromineral es necesario para el crecimiento de los recién nacidos, esta relacionado con la formación de los huesos, el desarrollo de tejidos y la coagulación de la sangre, con las funciones de la insulina, la síntesis del colesterol y como activador de varias enzimas.

El manganeso se encuentra en frutas secas, granos integrales, las semillas de girasol y de sésamo, la yema de huevo, legumbres y verduras de hojas verdes. La leche materna decrece la concentración de manganeso paulatinamente.

La carencia de manganeso en el organismo puede generar lento crecimiento de uñas y cabellos, depigmentación del pelo, mala formación de huesos y puede disminuir la tolerancia a la glucosa o capacidad de eliminar excesos de azúcar en sangre.

Hierro:

Este micromineral u oligoelemento, interviene en la formación de la hemoglobina y de los glóbulos rojos, como así también en la actividad enzimática del organismo.

Dado que participa en la formación de la hemoglobina de más esta decir que transporta el oxígeno en sangre y que es importante para el correcto funcionamiento de la cadena respiratoria

Las reservas de este mineral se encuentran en el hígado, el bazo y la médula ósea. Se clasifica en hierro hémico y no hémico.

  • El hémico es de origen animal y se absorbe en un 20 a 30%. Su fuente son las carnes  especialmente de las rojas.
  • El no hémico, proviene del reino vegetal, es absorbido entre un 3% y un 8% y se encuentra en las legumbres, hortalizas de hojas verdes, salvado de trigo, los frutos secos, las vísceras y la yema del huevo.

Cobre:

Este micromineral se encuentra presente en el organismo en 100 a 150 mg, y el 90% de esta cantidad se encuentra en músculos, huesos e hígado. Este participa en la formación de la hemoglobina, y es fundamental para el desarrollo y mantenimiento de huesos, tendones, tejido conectivo y el sistema vascular.

El cobre esta presente en el hígado, riñón, mollejas y otras vísceras, en carnes, cereales integrales, frutas secas y legumbres.
La carencia de cobre en el organismo es igualmente anormal en personas que llevan una alimentación normal. Sin embargo las formas en que se puede manifestar la ausencia de cobre en el organismo es por anemias moderadas a severas, edemas, desmineralización ósea, detención del crecimiento, anorexia y vulnerabilidad a infecciones.

Vitamina B6 (Piridoxina):

Esta vitamina hidrosoluble es también conocida como piridoxina, y desarrolla una función vital en el organismo que es la síntesis de carbohidratos, proteínas, grasas y en la formación de glóbulos rojos, células sanguíneas y hormonas. Al intervenir en la síntesis de proteínas, lo hace en la de aminoácidos, y así participa de la producción de anticuerpos. Ayuda al mantenimiento del equilibrio de sodio y potasio en el organismo

Se encuentra en la yema de huevos, las carnes, el hígado, el riñón, los pescados, los lácteos, granos integrales, levaduras y frutas secas. rganismo.

Su carencia es muy rara dada su abundancia, pero su carencia se puede ver reflejada en anemia, fatiga, depresión, disfunciones nerviosas, seudoseborreas, boqueras, vértigo, conjuntivitis, nauseas y vómitos.

Su carencia se puede producir por el consumo de ciertas drogas como  los anticonceptivos y algunos otros, mayor demanda metabólica durante el embarazo, errores del metabolismo o bien por consumo excesivo de proteínas.

Selenio:

El selenio es un micromineral antioxidante que previene las reacciones excesivas de oxidación, y su acción se relaciona con la actividad de la Vitamina E.

Este mineral protege contra enfermedades cardiovasculares y estimula el sistema inmunológico. Al decir que es un antioxidante demás esta decir que disminuye el proceso de envejecimiento celular, y también se lo asocia a la prevención del cáncer.

El selenio se encuentra naturalmente en alimentos de origen animal, frutos de mar, carnes, hígado, riñón, vegetales y cereales integrales.

Existen estudios que indican que en zonas donde hay carencia de este mineral en el suelo aparecen cardiopatías

Vitamina B2 (Riboflavina):

Esta vitamina hidrosoluble también conocida como riboflavina, interviene en los procesos enzimáticos relacionados con la respiración celular en oxidaciones tisulares y en la síntesis de ácidos grasos. Es necesaria para la integridad de la piel, las mucosas y por su actividad oxigenadora de la córnea para la buena visión. Su presencia se hace más necesaria cuanto más calorías incorpore la dieta.

Sus fuentes naturales son las carnes y lácteos, cereales, levaduras y vegetales verdes.

Su carencia genera trastornos oculares, bucales y cutáneos, cicatrización lenta y fatiga. A su vez, la carencia de esta se puede ver causada en regímenes no balanceados, alcoholismo crónico, diabetes, hipertiroidismo, exceso de actividad física, estados febriles prolongados, lactancia artificial, estrés, calor intenso y el uso de algunas drogas.

La riboflavina no es almacenada por el organismo, por lo que el exceso de consumo se elimina por vía urinaria.

Vitamina B1 (Tiamina):

Conocida también como Tiamina, esta vitamina participa en el metabolismo de los hidratos de carbono para la generación de energía, cumple un rol indispensable en el funcionamiento del sistema nervioso, además de contribuir con el crecimiento y el mantenimiento de la piel.

Esta vitamina hidrosoluble se puede encontrar en carnes especialmente en hígado, yema de huevo, cereales integrales, lacteos, legumbres, verduras y levaduras.

Su carencia, detectable a través de análisis de sangre y orina, genera irritabilidad psíquica, pérdida de apetito, fatiga persistente, depresión, constipación, adormecimiento de piernas por la disminución de la presión arterial y temperatura del cuerpo. Una causa que puede generar su carencia es la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas.

Ácido fólico (Vitamina B9):

Anteriormente conocido como vitamina B9, este compuesto es importante para la correcta formación de las células sanguíneas, es componente de algunas enzimas necesarias para la formación de glóbulos rojos y su presencia mantiene sana la piel y previene la anemia. Su presencia está muy relacionada con la de la vitamina B12.

El ácido fólico se puede obtener de carnes (res, cerdo, cabra, etc.) y del hígado, como así también de verduras verdes oscuras (espinacas, esparragos, radiccio, etc.), cereales integrales (trigo, arroz, maiz, etc.) y también de papas.

Su carencia provoca anemias, trastornos digestivos e intestinales, enrojecimiento de la lengua y mayor vulnerabilidad a heridas.

Los excesos no parecen demostrar efectos adversos, y ante su aparición dada su hidrosolubilidad, su excedente es eliminado por vía urinaria.

Biotina (Vitamina B8):

Supuesta originalmente como vitamina B8, este compuesto juega un importante papel en el metabolismo de hidratos de carbono, proteínas y grasas. Cataliza la fijación de dióxido de carbono (en la síntesis de ácidos grasos).

Se puede incorporar al organismo a través del consumo de hígado, riñón, yema de huevo, levaduras y tomates. Los problemas que pueden aparecer por la carencia de biotina pueden mostrarse como dermatitis y enteritis.

Vitamina D:

Esta vitamina pertenece al grupo de las liposolubles, e interviene en la absorción del calcio y el fósforo en el intestino, y por tanto en el depósito de los mismos en huesos y dientes.

Aparece en los alimentos lácteos, en la yema de huevo y en los aceites de hígado de pescado. Otra forma de sintetizarla es a través de la exposición a la luz solar. Esta síntesis ocurre convirtiendo el ergosterol de la piel en vitamina D.

Su carencia genera alteraciones oseas, trastornos dentales y alteraciones metabólicas. Esto se puede ver como raquitismo, y tetania (con síntomas de calambres musculares, convulsiones y bajo nivel de calcio en sangre).

Vitamina B12 (Cobalamina):

Conocida también como cobalamina, esta es esencial para la síntesis de la hemoglobina y la elaboración de células, como así también para el buen estado del sistema nervioso.

La cobalamina es un producto propio del metabolismo del organismo y no es consumible desde vegetales dado que no esta presente en ninguno de ellos. Si puede encontrarse en fuentes animales, dado que ya ha sido sintetizada.

La carencia de esta vitamina se ve reflejada directamente en anemias con debilitamiento general. La anemia perniciosa es una enfermedad que puede considerarse genética y suele aparecer en individuos de ascendencia sajona.

Un grupo que se encuentra en riesgo permanente de carencia de Vitamina B12 son los vegetarianos totales.

Vitamina C (Ácido L-ascórbico):

Es una vitamina hidrosoluble necesaria para el crecimiento y desarrollo normales.Las vitaminas hidrosolubles se disuelven en agua. Las cantidades sobrantes de la vitamina salen del cuerpo a través de la orina; eso quiere decir que la persona necesita un suministro continuo de tales vitaminas en la dieta.La vitamina C es necesaria para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo. Se utiliza para:

  • Formar una proteína importante utilizada para producir la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos.
  • Sanar heridas y formar tejido cicatricial.
  • Reparar y mantener el cartílago, los huesos y los dientes.

La vitamina C es uno de muchos antioxidantes, los cuales son nutrientes que bloquean parte del daño causado por los radicales libres.

  • Los radicales libres se producen cuando el cuerpo descompone el alimento o cuando usted está expuesto al humo del tabaco o a la radiación.
  • La acumulación de radicales libres con el tiempo es ampliamente responsable del proceso de envejecimiento.
  • Los radicales libres pueden jugar un papel en el cáncer, la cardiopatía y trastornos como la artritis.
  • Los antioxidantes también ayudan a reducir el daño corporal causado por los químicos y contaminantes tóxicos como el humo del cigarrillo.

Vitamina E:

Es una vitamina liposoluble. La vitamina E es un antioxidante que protege el tejido corporal del daño causado por sustancias llamadas radicales libres. Estos radicales pueden dañar células, tejidos y órganos, y se cree que juegan un papel en ciertas afecciones relacionadas con el envejecimiento. El cuerpo también necesita vitamina E para ayudar a mantener el sistema inmunitario fuerte frente a virus y bacterias. La vitamina E también es importante en la formación de glóbulos rojos y ayuda al cuerpo a utilizar la vitamina K. También ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y a impedir que la sangre se coagule dentro de ellos.Las células usan la vitamina E para interactuar entre sí y llevar a cabo muchas funciones importantes.

Vitamina A:

Es una vitamina liposoluble.La vitamina A ayuda a la formación y al mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, membranas mucosas y piel sanos. Se conoce también como retinol, ya que produce los pigmentos en la retina del ojo.Esta vitamina favorece la buena visión, especialmente ante la luz tenue, y también se puede requerir para la reproducción y la lactancia.El retinol es una forma activa de vitamina A y se encuentra en los hígados de animales, la leche entera y algunos alimentos fortificados.

Los carotenoides son tintes (pigmentos) de color oscuro que se encuentran en alimentos de origen vegetal y que pueden transformarse en una forma de vitamina A. Hay más de 500 carotenoides conocidos y uno de ellos es el betacaroteno. El betacaroteno es un antioxidante. Los antioxidantes protegen las células del daño causado por sustancias llamadas radicales libres, los cuales se cree contribuyen al desarrollo de ciertas enfermedades crónicas y juegan un papel en los procesos del envejecimiento.

Bibliografía.

  • Cervera P, Clapes J, Rigolfas R. Alimentación y dietoterapia. 1999. Mc Graw-Hill Interamericana.
  • Giovannucci E, Ascherio A, Rimm EB, Stampfer MJ, Colditz GA, Willett WC. Intake of carotenoids and retinol in relation to risk of prostate cancer. J Natl Cancer Inst. 1995 Dec 6;87(23):1767-76.
  • Giovannucci E, Rimm EB, Liu Y, Stampfer MJ, Willett WC. A prospective study of tomato products, lycopene, and prostate cancer risk. J Natl Cancer Inst. 2002 Mar 6;94(5):391-8.  
  • Larrañaga I, Cardallo J, Rodríguez M.M, Fernández J.A. Dietética y dietoterapia. 2000. Mc Graw-Hill Interamericana.
  • McCall MR, Frei B. Can antioxidant vitamins materially reduce oxidative damage in humans? Free Radic Biol Med. 1999 Apr;26(7-8):1034-53.  
  • Serra-Majem L, de la Cruz JN, Ribas L, Salleras L. Mediterranean diet and health: is all the secret in olive oil?. Pathophysiol Haemost Thromb. 2003 Sep-2004 Dec;33(5-6):461-5.
  • Martin-Du Pan R. Prevention of cardiovascular and degenerative diseases: II. Hormones and/or Mediterranean diet. Rev Med Suisse Romande. 2003 Mar;123(3):183-9.
  • Mataix J. Nutrición y alimentación humana. 2002. Ergón. Vol II.
  • Owen RW, Giacosa A, Hull WE, Haubner R, Wurtele G, Spiegelhalder B, Bartsch H. Olive-oil consumption and health: the possible role of antioxidants. Lancet Oncol. 2000 Oct;1:107-12.
  • Trichopoulou A, Vasilopoulou E. Mediterranean diet and longevity. Br J Nutr. 2000 Dec;84 Suppl 2:S205-
seo
своими руками
seo
своими руками

Última hora

Germanio 132

En 1886 el Germanio fue descubierto por el químico alemán Winkler, quien lo bautizó con el nombre de su país natal.
En 1967 el Dr. Asai formuló y sintetizó por primera vez un compuesto de Germanio orgánico y lo bautizó como Germanio-132. Descubrió su presencia en el lignito de los árboles del bosque, y que, añadido a la tierra, intensificaba el crecimiento de las plantas y las vigorizaba.

Leer más...