El envejecimiento celular y el Resveratrol

Escrito por AP Global Corp. Posted in Blog

Un organismo manifiesta envejecimiento cuando decrece su vitalidad y aumenta su vulnerabilidad. El envejecimiento es un proceso irreversible y se expresa en todos los órganos de forma diferente según sus funciones y con distinta aceleración. La formación de radicales libres, la pérdida celular, las mutaciones de ADN y de las mitocondrias, la acumulación de toxinas intracelulares y extracelulares entre otros, son los responsables del proceso de envejecimiento el cual pone en marcha una serie de factores difíciles de controlar. La comprensión de los mecanismos precisos por los cuales ocurre el envejecimiento es uno de los grandes problemas aún no resueltos por la biología moderna. Esto es debido quizás a que se trata de un proceso extremadamente complejo que involucra distintos tipos de células e interacciones celulares y que resulta a su vez de la suma de muchos factores, internos y externos al organismo. Lo cierto e irrevocable es  que envejecemos.

 

Siempre se ha investigado para encontrar  la fuente de la juventud. De hecho, en los últimos años, el principal compuesto sobre el que se ha centrado el estudio para demostrar su papel en el retraso del en¬vejecimiento ha sido el Resveratrol.
El resveratrol es un polifenol presente en ciertos frutos (moras, cacahuetes…y sobretodo uvas). Se sintetiza en la piel de la uva, y de ella pasa a los vinos tintos (Jeandet et al., 1991) .Esta molécula fue descubierta en 1940 por un investigador japonés, y en 1977 los ingleses Langcake y Pryce describieron su estructura. Se trata del 3,5,4’-trihidroxi estilbeno, cuyo isómero trans, mayoritario, es la forma activa. El trans-resveratrol posee propiedades espectroscópicas ultravioletas y de fluorescencia características. Es una molécula fotosensible que, por exposición a la luz o a otras radiaciones, se transforma irreversiblemente en el isómero cis. El resveratrol es también una fitoalexina de la vid (moléculas implicadas en una reacción de defensa de la planta) (Jeandet et al., 1991).

Estudios epidemiológicos (St Leger et al., 1979) y experimentales han mostrado una correlación entre el consumo moderado de vino y la prevención de los accidentes cardiovasculares. En este proceso, el resveratrol tendría, por sus propiedades antitrombóticas, un papel inhibidor de la agregación plaquetaria (Chung et al., 1992) o de antioxidante de lipoproteínas y pared vascular (Siemann et al., 1992).

Después que un estudio epidemiológico de Renaud et al. (1998) pusiera en evidencia una reducción del 21% en la mortalidad por cáncer entre una población de bebedores moderados de vino, numerosos trabajos experimentales han concluido en favor de un papel quimiopreventivo frente al cáncer de sus polifenoles, en particular del resveratrol (Surh et al., 1999; Tomera et al., 1999; Fremont et al., 2000).

Entre los descubrimientos más recientes se ha descrito en ratones la protección frente a un agente cancerígeno químico el DMBA (7,11 dimetil benzantraceno), que provoca en el animal tumores mamarios, de la piel o leucemias (Jang et al., 1997). También se ha demostrado que el resveratrol actúa de inhibidor de la ribonucleótido reductasa, implicada en la síntesis de los ribonucleótidos (guardando así relación con los ácidos nucleicos) (Fontecave et al., 1998), de inhibidor de células MCF-7 mamarias en cultivo (Mgbonyebi et al., 1998) y de activador del receptor de estrógenos (aunque a gran concentración) (Gehn et al., 1997). Se ha descrito también que el resveratrol ejerce un efecto antiproliferativo sobre células de cáncer de colon (Schneider et al., 2000). Por consiguiente, el resveratrol es un antagonista de las dioxinas, moléculas bastante conocidas, responsables de efectos deletéreos sobre la salud, principalmente del cáncer (Cesper et al., 1999). Se ha descrito que ciertos derivados del resveratrol, como la viniferina (dímero de resveratrol) poseen igualmente propiedades antitumorales sobre numerosos modelos celulares (Ohyama et al., 1999). Se ha demostrado recientemente que el trans-resveratrol inhibe la proliferación de los miofibroblastos hepáticos humanos en cultivo (Godichaud et al., 2000), implicados en la progresión del cáncer al nivel de este órgano. Tales resultados convergentes sobre dos tipos de células hepáticas (epiteliales y fibroblásticas) refuerzan la hipótesis de un efecto preventivo del resveratrol frente al cáncer hepático (Delmas et al., 2000). Y finalmente, se acaba de poner en evidencia una acción del resveratrol como inhibidor de la NO sintasa inducible, un enzima implicado en un proceso de iniciación tumoral (Chang et al., 2000).

Desde hace tiempo, los científicos saben que una moderada ingesta de vino tinto se relaciona con un bajo riesgo de problemas cardíacos. Sin embargo, hasta tiempos recientes no se había profundizado en la investigación del resveratrol en la esperanza de vida.

David Sinclair, biólogo molecular y genetista, es el descubridor de los efectos contra el envejecimiento de un componente del vino tinto llamado resveratrol.

La edad es un gran factor de riesgo para muchas enfermedades debido al debilitamiento del organismo a consecuencia del envejecimiento. Sin embargo, los estudios sobre una molécula que alarga la juventud, ralentizando el envejecimiento, podría abrir toda una línea de investigaciones sobre enfermedades tales como las cardiovasculares, la diabetes, el cáncer, o el Alzheimer.

Las investigaciones del Dr.Sinclair, Profesor de Patología en la Escuela de Medicina de Harvard y Codirector en los laboratorios Paúl F. Glenn de los Mecanismos Biológicos del Envejecimiento, y de Leonard Guarente, Profesor de Biología de Novartis en el Instituto de Tecnología de Massachussets, han demostrado que es posible ralentalizar el envejecimiento gracias a  ésta molécula llamada Resveratrol.

Las células se van deteriorando debido a una serie de factores que causan el estrés ambiental, lo cual provoca inflamación en la célula y el mal funcionamiento en la fase de mitosis de la misma, que cada vez hace la división de manera más rápida y olvida reparar el ADN, produciéndose así un envejecimiento acelerado de la célula.

Desde el siglo pasado se conoce que la manera de ralentalizar el proceso de envejecimiento es llevar a cabo una dieta hipocalórica. De esta manera se activa el gen de la longevidad de la célula, el SIRT1, que hace más lento el ciclo celular, reduciendo la proliferación de la célula y dejando tiempo para que ésta repare el ADN.

Esta molécula de resveratrol, produce el mismo efecto que la restricción calórica creando en la célula una falsa impresión que hace que se active el gen de la longevidad.El resveratrol es una fitoalexina (polifenol) de origen natural presente en la cáscara de uvas rojas, frambuesas, moras, ciruelas, manises, arándanos y las raíces y tallos del Knotweed japonés (Polygonum Cuspidatum), una planta medicinal originaria de China y Japón.

Este polifenol contribuye a nuestra salud, dado que tiene efectos beneficiosos en el sistema cardiovascular, ya que reduce la tasa de colesterol y el nivel de los triglicéridos, inhibe la agregación plaquetaria, induce un efecto vasodilatador en el sistema arterial y actúa sobre la insuficiencia venosa que provoca la formación de varices.

En lo que respecta al envejecimiento, el resveratrol incrementa la actividad de enzimas antioxidantes endógenas encargadas de prevenir el envejecimiento. Gracias a su modulación de la actividad de las sirtuinas y sus efectos sobre la restricción calórica, se logra incrementar la esperanza de vida y retrasar la aparición de trastornos relacionados con el envejecimiento.

El resveratrol mejora la salud en los tejidos y en cada uno de los órganos por separado. En el caso de la arteria aorta en concreto, un vaso sanguíneo que pierde elasticidad por el depósito de grasas y el paso del tiempo, mantiene durante más tiempo su flexibilidad.

Cremas y resveratrol

Los antioxidantes tópicos protegen las células del daño causado por el medioambiente y los radicales libres.
El resveratrol es una sustancia antimicrobiana que producen las plantas para protegerse de agresiones externas como infecciones o radiación solar. Parece que el resveratrol ejerce su poder antioxidante en dos niveles: 1) reduce los radicales libres existentes,  previene la formación de otros futuros.

La habilidad antioxidante del resveratrol es conocida por su potencia y eficacia. Y es mucho mayor que la de las vitaminas C o E. Un estudio demostró que el resveratrol es un 95% eficiente en la prevención de la peroxidación lipídica frente al 65% de la vitamina E o el 37% de la vitamina C.

La aplicación tópica del resveratrol protege contra los rayos UVB  e inhibe el estrés oxidativo que producen según diversos estudios publicados.También protege frente al daño UVA y la proliferación celular anormal en la piel.

El resveratrol es capaz de formar moléculas complejas y solubles junto con ciertos iones de metal, inactivando estos iones, lo cual bloquea la formación de nuevos radicales libres. Lo cual hace del resveratrol un potente aliado contra el envejecimiento cutáneo. Además, el resveratrol estimula la proliferación de células sanas así como la síntesis de colágeno protegiendo la matriz dérmica de enzimas perjudiciales y mejorando la función de los fibroblastos que generan nuevo colágeno.

Bibliografía

  • “Anti-aging properties of resveratrol: review and report of a potent new antioxidant skin care formulation” J Cosmet Dermatol. 2008 MaR
  • Prevention of ultraviolet-B radiation damage by resveratrol in mouse skin is mediated via modulation in survivin. Photochem Photobiol. 2005
  • Botanical antioxidants in the prevention of photocarcinogenesis and photoaging. Exp Dermatol. 2006
  • Protective effect of resveratrol against oxidative damage of UVA irradiated HaCaT cells. Jhong Nan Da Xue Xue Bao Yi Ban. 2006
  • Haigis MC, Guarente LP. Mammalian sirtuins-emerging roles in physiology, aging and calorie restriction. Genes Dev 2006; 1 (20):2913-21.
  • Sinclair DA. Toward a unified theory of caloric restriction and longevity regulation. Mech Ageing Dev 2005;126(9):987-1002.
  • Burns J, Yokota T, Ashihara H, Lean ME, Crozier A. Plant foods and herbal sources of resveratrol. J Agric Food Chem. 2002;50(11):3337-3340.
  • Zern TL, Fernandez ML. Cardioprotective effects of dietary polyphenols. J Nutr 2005; 135:2291-4.
seo
своими руками
seo
своими руками

Última hora

Germanio 132

En 1886 el Germanio fue descubierto por el químico alemán Winkler, quien lo bautizó con el nombre de su país natal.
En 1967 el Dr. Asai formuló y sintetizó por primera vez un compuesto de Germanio orgánico y lo bautizó como Germanio-132. Descubrió su presencia en el lignito de los árboles del bosque, y que, añadido a la tierra, intensificaba el crecimiento de las plantas y las vigorizaba.

Leer más...