Miel

Escrito por AP Global Corp. Posted in Blog

Miel

La miel es un producto que ha utilizado el ser humano desde los albores de la humanidad. De hecho, las pinturas rupestres de la Cueva de la Araña, en Bicorp (Valencia), que datan de 10.000 años a.C, muestran como un hombre está recolectando miel. Esto demuestra que ya los primeros pobladores la tierra descubrieron los beneficios de este alimento.

Procede del néctar de las flores. Gracias a ello, la miel es rica en vitaminas como la B6, tiamina, niacina, riboflavina y ácido pantoténico. Asimismo, contiene minerales esenciales como el calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, sodio y cinc.

Sus propiedades nutritivas hacen de este alimento una poderosa arma contra los resfriados, los dolores de garganta y algunas afecciones de la piel. De hecho, recientes estudios demuestran que la miel pura contiene un efectivo agente antimicrobiano, muy útil para el tratamiento de las quemaduras menores, las heridas superficiales y como terapia adicional de los dolores de garganta y otras afecciones bacterianas.

Su elevado contenido de azúcar, que limita la cantidad de agua capaz de permitir que los microorganismos se desarrollen, su acidez, su escaso Ph y su pobre contenido en proteínas que privan del nitrógeno que necesitan las bacterias para crecer, hacen de la miel una barrera contra las infecciones.
Asimismo, gracias a los antioxidantes la miel es un excelente elixir para frenar la aparición de los radicales libres, responsables del envejecimiento y del padecimiento de algunas enfermedades.

A través de la historia

Al principio fue muy apreciada por su sabor dulce. Sin embargo, pronto se descubrió que podían atribuirse propiedades terapéuticas. Ya en la Roma antigua, los médicos la utilizaron para ayudar a sus pacientes a adormecerse.

Hipócrates, el padre de la medicina, alabó sus poderes terapéuticos y la utilizó para curar diversas afecciones de la piel, úlceras y para aliviar el dolor en general. Los egipcios, por su parte, la utilizaron para tratar las cataratas, llagas, cortes o quemaduras.

En el siglo XX, durante la I Guerra Mundial, los doctores alemanes se sirvieron de una mezcla de miel e hígado de bacalao para impregnar las vendas con las que cubrían las heridas de los soldados

La miel tiene sus cualidades reconocidas y utilizadas por los seres humanos desde tiempos remotos, como alimento y para endulzar naturalmente con poder de endulzar dos veces mayor que el azúcar de caña. Existen diversas referencias históricas a esta sustancia. Además de las citas bíblicas, muchos otros pueblos, como los antiguos egipcios o los griegos, por ejemplo, se referían a la miel como un producto sagrado, llegando a servir como forma de pagar los impuestos. En excavaciones egipcias con más de 2000 años fueron encontradas muestras de miel perfectamente conservadas en vasijas ligeramente tapadas que aún eran comestibles y solamente tenían que calentarla. También existen registros prehistóricos en pinturas rupestres de la utilización de la miel. Son conocidas diversas variedades de miel que dependen de la flor utilizada como fuente de néctar y del tipo de abeja que la produjo, pero como éstas la fabrican en cantidad cerca de tres veces superior de lo que necesitan para sobrevivir, siempre fue posible, primeramente, recogerse el exceso de ésta para el ser humano y más tarde realizarse la domesticación de las abejas para el fin específico de obtener su miel, técnica conocida como apicultura.

Tipos

Según su origen vegetal, se diferencia entre:

  • Miel de flores:la producida por las abejas a partir del néctar de las flores. Se distinguen muchas variedades:
    • monofloral: predominio del néctar de una especie. Las más usuales son de castaño, romero, Ulmo, tomillo, brezo, naranjo o azahar, tilo, acacia, eucalipto, lavanda o cantueso, zarzamora, alfalfa, etcétera.
    • multifloral («varias flores»): del néctar de varias especies vegetales diferentes, y en proporciones muy variables.
    • de la sierra o de montaña, y del desierto (varadulce, mezquite, gatun), que son tipos especiales de mil flores.
  • Miel de mielada o mielato, rocío de miel, miel de rocío o miel de bosque: es la producida por las abejas a partir de las secreciones dulces de áfidospulgones, cochinillas y otros insectos chupadores de savia, normalmente de pinos, abetos, encinas, alcornoques y otras plantas arbustivas. Suele ser menos dulce, de color muy oscuro, se solidifica con dificultad, y no es raro que exhiba olor y sabor especiados, resinosos. La miel de mielato procedente de pinares tiene un peculiar sabor a pino, y es apreciada por La miel  debe su color, su limpidez y su sabor a las flores que visitan las abejas que producen miel. Generalmente las mieles que tienen un color más claro son más suaves de sabor, mientras que las mieles de color más oscuro tienen un sabor más fuerte.

Existen  tantos tipos de miel como plantas melíferas, aunque las más apreciadas son muy pocas. En su mayoría son benéficas, algunas son suaves y delicadas, otras son tan fuertes que apenas pueden probarse.

Aunque cualquier planta con flor puede de ser visitada por las abejas en su labor de cosechar el néctar, también es cierto que éstas tienen sus preferencias: el romero, los tomillos, ajedreas, girasol, diente de león, salvias, mentas, brezo, violeta, el naranjo, manzano, peral, albaricoquero; el abeto, robles, nogales, haya, alisos, espino albar, rosal silvestre, sauces, álamos, pinos, acacias y serpoles, entre otros, y es por eso que los dueños de apiarios procuran poner sus panales cerca de bosques que tengan estas variedades de flores ya se de forma natural o cultivadas con el fin de lograr una miel de las más apreciadas.

Entre las mieles más conocidas  se destacan:

Acacia. La miel producida del néctar de sus flores suele ser fluida, transparente y suave e indicada para niños y diabéticos.

Ajedrea. De sus flores se produce una miel densa y pesada que cristaliza con facilidad, de color casi blanco y calidad superior. Considerada un excelente tónico estomacal, estimula las funciones de regeneración celular y cicatrización.

Romero. El néctar que produce la flor del romero logra una miel de color muy claro, transparente recién extraída. Ideal para las personas que fuman tabaco pues mejora la voz y suaviza la garganta, también está indicada para el asma y la fatiga. Es una de las mieles más apreciadas, y considerada de las de mayor calidad.

Tomillo. El color dorado claro, típico de estas mieles, es gustosa al paladar, tonificante y especialmente antiséptica, se utiliza para las afecciones de garganta y para las heridas.

Azahar. La flor del naranjo produce un néctar con el cual las abejas logran una de las mieles más limpias, claras, y suaves, equilibrada en lo que se refiere a azúcar y sabor; se conserva bien y tarda en cristalizar. Es de efectos sedantes y tranquilizantes, es una de las preferidas de los cultivadores.

Tilo. Da una miel muy apreciada desde antiguo; es suave y transparente, con las mismas propiedades que al árbol del que procede, es decir,  tranquilizante e inductor del sueño.

Eucalipto. Su miel dorada, clara y transparente, está indicada para los catarros, bronquitis y afecciones de las vías urinarias.

Brezo. El néctar de esta planta produce por labor de las abejas una miel oscura y densa, desinfectante de las vías urinarias y antirreumáticas.

Girasol. Las abejas logran con esta flor una miel de color dorado, clara y transparente, muy económica pues se produce en cantidad. Catalogada en los mercados como miel corriente, es muy energética.

Mil flores. Son mieles de distintos tonos y colores, siendo las de montaña más oscuras que las provenientes de los valles. Con buenas propiedades antisépticas, son ideales para tratar los catarros. La sabiduría popular dice que "La miel de mil flores tiene propiedades antisépticas que protegen contra los catarros.

La miel de flores es transparente y se solidifica con el tiempo dependiendo de su procedencia vegetal y de la temperatura. Por debajo de 14 °C se acelera el proceso de solidificación. Las mieles de brezo se endurecen muy pronto y las de castaño tardan mucho.

El estudio del polen en la miel virgen (melisopalinología) permite determinar su origen floral. Dado que las partículas de polen están electrostáticamente cargadas y atraen otras partículas, las técnicas usadas en la melisopalinología pueden usarse en estudios medioambientales de partículas radiactivas, polvo o contaminación.

Un efecto secundario de la recolección del néctar y el polen para la producción de miel es la polinización, que es crucial para la reproducción de las plantas con flores.

Usos

Gastronómicos

La miel se usa principalmente en la cocina y la pastelería, como acompañamiento del pan o las tostadas (especialmente, en desayunos y meriendas) y como aditivo de diversas bebidas tales como el té. Al ser rica en azúcares como la fructosa, la miel es higroscópica (absorbe humedad del aire), por lo que el añadir una pequeña cantidad a panes y pasteles hace que éstos endurezcan más lentamente. La miel virgen también contiene enzimas que ayudan a su digestión, así como diversas vitaminas y antioxidantes. Por esto suele recomendarse el consumo de la miel a temperaturas no superiores a 60°C, pues a mayor temperatura empieza a perder propiedades beneficiosas al volatilizarse algunos de estos elementos.

Los veganos evitan tomar miel, pues técnicamente es un producto de procedencia animal, no así los apivegetarianos.

Terapéuticos

La miel tiene muchas propiedades terapéuticas (Havsteen 2002). Se puede usar externamente debido a sus propiedades antimicrobianas y antisépticas. Así, la miel ayuda a cicatrizar y a prevenir infecciones en heridas o quemaduras superficiales. También es utilizada en cosmética (cremas, mascarillas de limpieza facial, tónicos, etcétera) debido a sus cualidades astringentes y suavizantes.

Energético

Debido a su contenido de azúcares simples, de asimilación rápida, la miel es altamente calórica (cerca de 3,4 kcal/g), por lo que es útil como fuente de energía rápida.

Cicatrizante

Las abejas añaden además una enzima llamada glucosa oxidasa. Cuando la miel es aplicada sobre las heridas esta enzima produce la liberación local de peróxido de hidrógeno.

Resfriados, tos, dolor de garganta

Es usada para el alivio sintomático del resfriado. Estudios en personas de entre 2 y 18 años con infecciones en las vías respiratorias demostraron que es capaz de aliviar las membranas irritadas en la parte posterior de la garganta y que tiene efectos antioxidantes y antivirales. Además, un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la considera segura, fuera del período de la lactancia, para aliviar la tos.

Su dulzura y textura de jarabe calmarían el dolor de garganta, pero también influirían su contenido antioxidante y su efecto antimicrobiano. Para niños menores de un año no es recomendable porque existe el peligro del desarrollo del botulismo. Este último riesgo se hace ínfimo en niños más grandes. Los catarros se combaten en algunos países endulzando con miel al zumo de limón o el té de cebolla. La Organización Mundial de la Salud recomienda el uso de miel para el alivio de la tos en niños mayores de un año. Sin embargo, la miel no muestra mayores beneficios que otros medicamentos como el dextrometorfano.

Conservante

Es un excelente conservante natural. Es altamente perdurable, no caduca. Gracias a su alta concentración de azúcar, mata a las bacterias por lisis osmótica. Las levaduras aerotransportadas no pueden prosperar en la miel debido a la baja humedad que contiene. Los traslados de cuerpos humanos en la antigüedad se hacían sumergidos en miel; por ejemplo Alejandro Magno fue trasladado desde Babilonia hasta Alejandría en Egipto en el 323 a. C. y el de Agesilao II, rey de Esparta, desde Egipto hasta su ciudad natal en el 360 a. C., utilizándose miel para evitar la descomposición. El efecto preservante de la miel se debe a su baja concentración de agua y es idéntico al que permite la prolongada conservación de los dulces y de las frutas en almíbar donde el alto contenido en azúcar disminuye el contenido de agua.

Precauciones

La miel (al igual que otros endulzantes) puede ser también extremadamente peligrosa para los bebés. Esto se debe a que al mezclarse con los jugos digestivos no ácidos del niño se crea un ambiente ideal para el crecimiento de las esporas Clostridium botulinum, que producen toxinas. Las esporas del botulismo son de las pocas bacterias que sobreviven en la miel, pero se encuentran también ampliamente presentes en el medio ambiente. Aunque dichas esporas son inofensivas para los adultos, debido a su acidez estomacal, el sistema digestivo de los niños pequeños no se halla lo suficientemente desarrollado para destruirlas, por lo que las esporas pueden potencialmente causar botulismo infantil. Por esta razón se aconseja no alimentar con miel ni ningún otro endulzante a los niños menores de 12 meses.

Composición química

Los componentes más usuales de la miel se muestran en la siguiente tabla:

componente rango contenido típico

agua

14 - 22 %

18%

fructosa

28 - 44 %

38%

glucosa

22 - 40 %

31%

sacarosa

0,2 - 7 %

1%

maltosa

2 - 16 %

7,5%

otros azúcares

0,1 - 8 %

5%

proteínas y aminoácidos

0,2 - 2 %

 

vitaminas, enzimas, hormonas, ácidos orgánicos y otros

0,5 - 1 %

 

minerales

0,5 - 1,5 %

 

cenizas

0,2 - 1,0 %

 

La humedad es un componente fundamental para la conservación de la miel. Mientras el porcentaje de humedad permanezca por debajo de 18% nada podrá crecer en ella. Por encima de ese valor pueden aparecer procesos fermentativos.

El contenido en minerales es muy pequeño. Los más frecuentes son calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, zinc, fósforo y potasio. Están presentes también alrededor de la mitad de los aminoácidos existentes, ácidos orgánicos (ácido acético, ácido cítrico, entre otros) y vitaminas del complejo B, vitamina C, D y E. La miel posee también una variedad considerable de antioxidantes (flavonoides y fenólicos).

Productos relacionados

Además con la miel las abejas producen otros importantes productos: la cera, la jalea real, y el propóleo.

Referencias

  1. La apicultura en el mundo. Universidad de Córdoba, España.
  2. Orzaez Villanueva, Mª.T, de Frutos Prieto, A, Tellez González, M et al. Hábitos de consumo de productos apícolas en un colectivo de ancianos. ALAN. [online]. dic. 2002, vol.52, no.4, p.362-367. ISSN 0004-0622.
  3. Valeria Edelsztein (2011). Los remedios de la abuela, mitos y verdades de la medicina casera (colección ciencia que ladra). Siglo XXI. ISBN 978-987-629-179-8.
  4. SACCHI, Mónica; Hausberger, Margarita y Pereyra, Adriana. Percepción del proceso salud-enfermedad-atención y aspectos que influyen en la baja utilización del Sistema de Salud, en familias pobres de la ciudad de Salta. Salud colectiva [online]. 2007, vol.3, n.3, pp. 271-283. ISSN 1851-8265.
  5. Organización Mundial de la Salud (2001). «Cough and cold remedies for the treatment of acute respiratory infections in young children» (en inglés). Paul IM, Beiler J, McMonagle A, Shaffer ML, Duda L, Berlin CM Jr. Effect of honey, dextromethorphan, and no treatment on nocturnal cough and sleep quality for coughing children and their parents. Arch Pediatr Adolesc Med. 2007;161(12):1140–1146. Consultado 13 de septiembre de 2010.
  6. Los problemas de la Miel
  7. Farmacoterapia: Asociación entre el consumo de miel y el botulismo infantil.

 

 

 

 

seo
своими руками
seo
своими руками

Última hora

Germanio 132

En 1886 el Germanio fue descubierto por el químico alemán Winkler, quien lo bautizó con el nombre de su país natal.
En 1967 el Dr. Asai formuló y sintetizó por primera vez un compuesto de Germanio orgánico y lo bautizó como Germanio-132. Descubrió su presencia en el lignito de los árboles del bosque, y que, añadido a la tierra, intensificaba el crecimiento de las plantas y las vigorizaba.

Leer más...